lunes, 31 de enero de 2011

Sin pausas.

Podría definirme en la inmensa tierra, y desbordar la mente en sus aguas. Podría hacerlo si me place, y si realmente tuviera la fuerza.

Me siento despegado del todo, y lo he repetido en infinitas ocasiones. Pero, debo decir que contrariamente mi sentido se burla de las cabezas flotantes que ríen a mi alrededor.

Llegar a la razón no es sencillo, gesticulaciones me dictan cosas, tantas. Por tanto, me considero una persona despegada de la realidad instantánea, pero no así del infinito carácter deforme de esté planeta

-no podría ser de otra manera, estamos destinados todos al encuentro de la verdadera razón-.

Ahora sin miedo sólo puedo decirlo, con una convicción aterradora. Diré que conforme pase el tiempo, y me defina o no en él, sé que en otro sea cual sea su forma, estaré dispuesto a contemplarlo en silencio.

Eduardo Galleguillos

4 comentarios:

CROMOSOME dijo...

Las inmaculadas sensaciones han oscurecido los rezos de la razón enfurecida.

Me hallo insatisfecho y suspendido entre esas gesticulaciones. amigo, se dilata mi mente como la de un náufrago que se detiene a mirar sus manos. Mi vida se nubla con los ojos doblados de tanto miedo, el miedo amigo... el miedo, la vida. Qué difícil es vivir, para luego sólo sobrevivir.

Hermoso y terrorífico.

Anna Bahena. dijo...

Desde algun lugar del mundo gritará el Silencio...
Un abrazo.
Anna.

Joaquín dijo...

Aun no conozco a quien no este separado de la realidad.

Saludos.

Eduardo dijo...

Yo a muchos limitados, más que a la realidad misma, al "unico" sentidomismo del "vivir".